Descubriendo el significado profundo del Reiki

El reiki, entendido como un arte de sanación de origen japonés, es una técnica que poco a poco se va abriendo paso entre el bullicio de nuestras ajetreadas vidas para ayudarnos a relajarnos y encontrar calma en tiempos en los que prácticamente resulta imposible desconectar de lo que ocurre alrededor. Quien practica reiki sabe y ha comprobado que esta técnica ancestral permite canalizar la energía vital universal para equilibrar mente, cuerpo y espíritu. En un mundo impregnado de estrés, el reiki se erige como un faro de calma, ofreciéndonos un refugio para desbloquear la energía negativa y que la positiva fluya libremente. El reiki nos aporta un equilibrio esencial para una vida plena y saludable, por eso en este artículo queremos ahondar en más detalles sobre esta terapia energética y cómo practicarla. ¡Sigue leyendo!

Qué es el reiki

El reiki consiste en una terapia energética ancestral basada en la imposición de las manos para canalizar la energía y equilibrar los diferentes chakras (o puntos energéticos) del cuerpo. Reiki es un término japonés que proviene de las palabras rei o “universo” i ki o “energía vital”; o lo que es lo mismo: energía vital del universo. La técnica fue inventada por el monje japonés Mikao Usui en el año 1922. Usui empezó a enseñar los cinco principios que rigen esta disciplina al fundar la Sociedad de aprendizaje del método curativo Usui Reiki; principios que al parecer fueron obtenidos del libro Kenzen no Genri (en español, Principios de Salud). Aunque el reiki, entendido como una terapia energética, fue inventada por el maestro, en realidad Usui siempre afirmó que esta cuenta con miles de años de antigüedad y que fue redescubierta al alcanzar el satori (o estado de iluminación y plenitud máxima) durante su retiro espiritual en el monte Kurama de Kioto.

Mikao Usui enseñó el reiki a más de 2.000 personas, tal como reza en la inscripción de su lápida. Desde ese momento han surgido diferentes variables, habiendo algunas más cercanas a su sistema de reiki —como es el método Usui Tradicional Japonés que se enseña en la escuela de JavierMa y que resulta ser el más directo al linaje del fundador— y otras que no tanto. Ahora bien, exactamente, ¿para qué sirve el reiki? Esta técnica energética tiene como fin lograr el bienestar en todos los niveles, tanto físico, como mental y espiritual. El reiki emplea el cuerpo como un canal, en concreto son las manos las que actúan como un canal de sanación para que la energía fluya en los puntos en los que se encuentra bloqueada. Por supuesto, no descuida la parte espiritual, reflejada a través de la meditación, la cual es fundamental para llegar al estadio donde se hace posible el tránsito de la energía mediante las manos —para ello, es fundamental mucha meditación y relajación—.

Es importante saber, así mismo, que el reiki puede ser utilizado tanto para la sanación propia (auto reiki), así como para ayudar a los demás (es posible hacerlo desde el nivel 1, pero cuanto más se avance mejor se podrá canalizar la energía propia y la del resto). Quienes practican reiki no lo hacen de manera aislada o puntual, sino que lo realizan como un tratamiento habitual en su día a día para liberar la ansiedad, sentirse más relajados y disfrutar de una mayor calidad de vida.

Tipos de reiki y sus principales características

Existen una gran variedad de tipos de reiki (o modalidades de reiki). Cada uno de ellos ofrece distintos enfoques y técnicas específicas. Los más populares son los siguientes:

  • Reiki Usui: Es el método original desarrollado por Mikao Usui en Japón.
  • Reiki Japonés Tradicional: Es el reiki más cercano a las enseñanzas tradicionales de Usui. Pone énfasis en las prácticas japonesas y las técnicas de meditación.
  • Reiki Tibetano: Combina las enseñanzas del reiki tradicional con las prácticas tibetanas.
  • Reiki Karuna: Consiste en una expansión del reiki tradicional, con nuevos símbolos. Se enfoca en la compasión y la sanación profunda.
  • Reiki Shamballa: También conocido como reiki multidimensional o reiki de las estrellas.
  • Reiki Egipcio: Este tipo de reiki combina la terapia japonesa con prácticas egipcias y jeroglíficos. Se enfoca en trabajar energías específicas.

Símbolos reiki: ¿Qué son, cuántos hay y para qué sirven?

Uno de los aspectos más importantes de los saberes del reiki son sus símbolos, cuyos orígenes se encuentran en diferentes religiones y creencias orientales. Cada uno de ellos cumple con una función específica. Estos son los símbolos esenciales:

  1. Cho Ku Rei: Es el símbolo de la energía física y su función es amplificar los efectos de otros símbolos y aumentar su energía. Además de brindar protección contra energías negativas.
  2. Sei He Ki: Es el símbolo de las emociones que afectan al alma y su función principal es la de conectar cerebro y cuerpo para hallar las causas del malestar. Se emplea para armonizar el Yin y el Yang, romper bloqueos, tratar problemas de dependencia e, incluso, mejorar la intuición.
  3. Hon Sha Ze Sho Nen: Es el símbolo de la conexión en la lejanía y significa “sin pasado, sin presente, sin futuro”. El mismo se emplea para llevar a cabo sanaciones a la distancia permitiendo enviar energías para sanar traumas pasados y eventos futuros.
  4. Dai Ko Myo: Es el símbolo de la luz divina y se encuentra en el nivel de la maestría del reiki. Permite encontrar la paz y ayuda a superar miedos, así como a curar vínculos emocionales entre las personas.

¿Cómo hacer reiki?

El dominio del arte del reiki implica mucha meditación, concentración y conocer a la perfección los saberes de esta terapia ancestral. No es necesario tener un don especial para poder convertirse en maestro del reiki, a pesar de lo que algunos dicen. Ahora bien, no se puede avanzar del símbolo Cho Ku Rei al símbolo Hon Sha Ze Sho Nen sin haber pasado previamente por el Sei He Ki, por ejemplo. Aprender el símbolo, practicarlo y pasar de un nivel a otro hará que tu vibración cambie, que cada vez te resulte más sencillo alcanzar los estados de meditación y relajación y que finalmente puedas aplicar tus conocimientos sobre la canalización de energía para sanar a otras personas. Nunca mejor dicho, en el reiki la práctica hace al maestro.

Para aprender reiki lo más recomendable es contar con el apoyo de un maestro. Sin embargo, lamentablemente no todos los cursos que puedes encontrar trabajan los conocimientos ancestrales de esta disciplina en profundidad. Es por ello que te recomendamos que te fijes en la experiencia, como es el caso de JavierMa, quien gracias a su escuela ha logrado que más de 21.000 personas descubran los conocimientos del reiki. Por supuesto, la evolución debe ser progresiva, y por ello es esencial comenzar con el Curso 1 de Reiki e ir avanzando a los siguientes niveles. Además, al acabar cada una de las formaciones recibirás un certificado del Instituto Internacional de Reiki.