Diferencias clave entre yoga y reiki que debes conocer

Al hablar de meditación es normal que haya confusiones entre unas técnicas y otras teniendo en cuenta que muchas comparten un fin similar, el de ayudar a sentirnos mejor, tanto a nivel mental como físico. Ahora bien, a pesar de ello hay muchas diferencias, y esto es algo que debemos tener en cuenta al hablar de yoga y reiki. En este artículo queremos ayudarte a despejar todas tus dudas. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el yoga y cuáles son sus fundamentos?

El yoga es una práctica utilizada para conectar el cuerpo, la respiración y la mente. Esta se basa en la realización de diferentes posturas físicas, así como también en la realización de ejercicios de respiración y de meditación con el fin de mejorar la salud general. Además, es una disciplina que surgió como una práctica espiritual hace miles de años. Entre los beneficios del yoga nos encontramos con los siguientes:

  • Reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca.
  • Ayudar en la relajación.
  • Mejorar la confianza en uno mismo.
  • Favorecer la digestión.
  • Mejorar la concentración.
  • Mejorar la coordinación.
  • Reducir el estrés.
  • Ayudar a dormir mejor.

Es importante hacer hincapié en que el fundamento se basa en el uso de la respiración de forma guiada y consciente. Además, esta técnica tiene repercusiones directas e inmediatas en zonas específicas del cuerpo, como la cadera o las cervicales, pero también en la columna vertebral y otras zonas.

¿Qué es el reiki y cuáles son sus fundamentos?

Aunque ya hemos hablado en varias ocasiones del reiki, aprovechamos este apartado para hacer un resumen con el fin de que sea más fácil de entender este artículo sobre la diferencia entre yoga y reiki. Lo primero que hay que dejar claro es que el reiki es una disciplina que trabaja con la canalización de las energías vitales universales. Todos disponemos de esta energía y con el conocimiento suficiente —y las activaciones que un maestro de reiki puede realizar a un alumno— la podemos utilizar para ayudarnos a nosotros mismo o al prójimo. El reiki, por lo tanto, es una técnica energética que se basa en la imposición de manos para canalizar dicha energía y lograr un equilibrio físico, mental y emocional. Entre sus beneficios nos encontramos con los siguientes:

  • Reducir el estrés.
  • Aliviar dolores.
  • Ayudar a pacientes con ansiedad y depresión.
  • Mitigar dolores de cabeza y migrañas.
  • Reforzar el sistema inmunológico.
  • Mejorar la autoestima y aumentar el nivel de conciencia.
  • Lograr un equilibrio energético y espiritual.
  • Relajación profunda en solo unos minutos.
  • Trabajar la mente subconsciente y eliminar bloqueos.

Es importante destacar que el reiki está pensado para mejorar la salud general de uno mismo, pero también para poder ayudar a otras personas. Para ello es necesario completar una formación de reiki desde cero y finalizar la maestría gracias a la cual el alumno adquirirá todos los conocimientos de esta disciplina.

Diferencia entre yoga y reiki

Ahora que ya hemos hablado sobre el reiki, yoga, sus fundamentos y beneficios vamos a analizar las diferencias. Lo vemos con detalle en este apartado.

El origen del yoga y reiki

El yoga es una tradición que tiene su origen hace miles de años, y procede de la India; mientras que el reiki es relativamente reciente, cuando fue inventado por el maestro Mikao Usui en Japón. En cualquier caso, es conveniente destacar que Mikao Usui nunca se consideró como un inventor del reiki, sino más bien un descubridor que desarrolló el método para trabajar con la energía universal, puesto que esta existe desde siempre, al igual que ocurre con algunas técnicas para trabajar con ella.

Reiki vs yoga: la técnica

La técnica del yoga se aplica in situ, es decir en el mismo lugar en el que se tiene la sesión, al igual que el reiki. Ahora bien, en el caso del reiki la sesión también puede realizarse a la distancia para ayudar a otros pacientes (es lo que se conoce como reiki a distancia).

Mejora de la salud general, pero de diferente forma

El yoga busca un beneficio general a través de ejercicios físicos en los cuales se mejora la flexibilidad y la coordinación, entre otras (es una terapia de movimiento); el reiki, por otro lado, lo hace con una remoción energética mediante la imposición de las manos y la realización de símbolos ancestrales que se utilizan para canalizar la energía de diferente manera (y a través de la estructura muscular, ósea y de todos los órganos del cuerpo). En el yoga se hace énfasis en las posturas, que son llamadas asanas, y en la respiración (pranayama) para estirar los músculos y favorecer la relajación. En el reiki es el terapeuta el que guía sus manos por el cuerpo del paciente canalizando de esta forma la energía y con el fin de equilibrar cuerpo, mente y alma.

Reiki vs yoga: fundamento

Al hablar de reiki, yoga, meditación y fundamento hay que tener clara una cosa, y es que el reiki está basado en el fundamento de que la falta de salud se debe a la respiración incorrecta y no consciente; en cambio en el reiki su fundamento se basa en el estancamiento de la energía (mala canalización), lo que genera una obstrucción en el funcionamiento del cuerpo. Así mismo, cambia la concepción que se tiene del ser humano. Mientras que en el yoga se habla del ser humano como ser social, en el reiki las personas se entienden como seres energéticos-vibracionales.

Reiki, yoga y limitaciones

El reiki es una disciplina que puede ser practicada por todo el mundo (no es necesario contar con un don o una habilidad especial para ello), además, una terapia de reiki puede aplicarse a todo el mundo de igual manera. En el yoga pueden existir limitaciones referentes a condición física de la persona, por ejemplo, si el paciente tiene artritis, sufre de la ciática o si se trata de una mujer embarazada. En todos estos casos es conveniente tomar precauciones.